Publi

miércoles, 11 de marzo de 2015

Los inhibidores de radiofrecuencia

Últimamente se han hecho muy populares una serie de dispositivos que tienen la capacidad de anular las señales de radio emitidas y recibidas por los equipos que operan en la banda de estos dispositivos. Se trata de los Inhibidores, estos aparatos son capaces de anular la telefonía móvil, la señal Wifi, Bluetooth, los mandos de garaje y de apertura de coches, sistemas de seguridad vía radio, incluso la señal GPS.
La capacidad de anular una señal con uno de estos dispositivos, depende de su potencia de salida, y de su antena principalmente, lo normal es que operen en un rango de entre los 10 y los 100 metros, y su capacidad de alcance así como la cantidad de tipos de señal que son capaces de anular, inciden en su tamaño, y en su precio, en el mercado podemos encontrar equipos desde los 40 €, a varios miles de Euros.
Pongo unos ejemplos de los diferentes modelos que existen



¿Pero que dice la legislación al respecto de este equipamiento? ¿Es legal la tenencia y uso de estos equipos en España?
Pues bien en resumidas cuentas NO ES LEGAL la tenencia y uso de estos equipos por particulares, ni empresas, ni tan siquiera por empresas de Seguridad para sus servicios de protección de personalidades, a no ser que cuenten con una autorización expresa de la Delegación de Gobierno que corresponda.
Como es lógico, están exentos de esta restricción, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las Fuerzas Armadas, y algunos otros estamentos oficiales.
Por deducción lógica, aquellas empresas que se dedican a vender estos productos en territorio nacional, deberían restringir la venta de estos artículos, a los casos que se mencionan como autorizados, aunque en la realidad es muy difícil impedir el comercio de estos artículos que en muchas ocasiones vienen a través de páginas web de China o de otros países menos restrictivos. 

Esto es lo que dice la Unidad Central de Seguridad Privada al respecto

¿Entonces la restricción en efectiva en España? Yo entiendo que no, a pesar de que las sanciones son elevadas, la normativa es desconocida, tiene que mediar denuncia de parte, y existe un acceso muy fácil a estos equipos. De modo que pueden ser utilizados "Inocentemente" por el Comercial que no quiere ser monitorizado por un localizador GPS dispuesto en su vehículo, por el profesor que no quiere escuchar teléfonos móviles en su clase, o por por el delincuente que quiere acceder impunemente a nuestra casa burlando nuestro sistema de Seguridad, 

Como en casi todos los casos la ventaja es para el que vulnera la Ley, ya que esta legislación tan restrictiva impide por ejemplo, los ensayos en los laboratorios de las empresas de Seguridad sobre las reacciones de los equipamientos de seguridad sometidos a la acción de estos dispositivos, y perjudica los avances técnicos en este sentido en nuestro país.